Resiliencia. Esta palabra taladra mi mente al escribir este post. Entenderla, definirla, abrazarla, no podría entenderse en un contexto tan complejo como el que prevalece hasta nuestros días.

Como nunca antes, las narrativas y las dinámicas sociales cambiaron. Para siempre. ¿El origen? Se llama síndrome respiratorio agudo severo por coronavirus de tipo 2. Y es una enfermedad cuyo acrónimo médico es SARS-CoV2, y fue conocida pública y mundialmente como Covid-19.

Los ecosistemas de innovación, la pujante economía basada en tecnología, las comunidades, los batches de inversión, el surgimiento de unicornios en América Latina. Todo se desaceleró para encontrar un nuevo enfoque de colaboración en línea, a distancia, asíncrono y fundamentalmente digital. Por temas más allá de nuestro control, la interacción humana tuvo que salir de la ecuación.

Orígenes

En ese contexto tan convulso, el programa y las acciones que dieron orígenes a Waste Binn transcurrieron. Sus bases iniciaron en 2019 creando nuevas formas de resolver los retos en el manejo del desperdicio de alimentos. Generando un gran impacto en las juventudes transfronterizas.

Y finalmente, abrazando los cambios y viviendo el proceso de adaptación que nos lleva hasta hoy.

Waste Binn

Los programas y acciones que llevaron a la creación de lo que hoy conocemos como Waste Binn: Binational Waste Innovation, están viviendo los momentos más relevantes desde 2019.

Actualmente, se encuentra en etapa de desarrollo la plataforma educativa en línea que impulsará a la incubadora de negocios.

En paralelo, la integración de Vivian Probst como soporte enfocada en el aprendizaje acerca del desarrollo de currículum educativo, agrega valor dada su experiencia como participante de los programas orígenes y desde la fundación de NOGECO.

Detrás de la infraestructura tecnológica, el trabajo siempre confiable de Robert Johnson, experto en EdTech, ofrecerá la robustez y calidad de clase mundial que el proyecto demanda. El impacto a futuro no podría entenderse sin la integración y el desarrollo tecnológico.

Por su parte, Alejandra Cañedo, detrás del branding y la marca de Waste Binn, viene a integrar los elementos narrativos, semióticos y de imagen con una visión transfronteriza y culturalmente integradora.

El que escribe, Alexis Sánchez, con la responsabilidad del construir el storytelling.

Todo el talento de Sonora y Arizona, trabajando bajo el liderazgo y dirección de Stephanie Bermúdez, la CEO de Startup Unidos, que además de desarrollar la currícula y el diseño del programa, tiene en su dirección, una clara visión de transformar las condiciones de la región que cohabitamos con sostenibilidad y justicia social y ambiental.

Still Good

El comercio electrónico ha vivido quizás uno de los más grandes índices de crecimiento exponencial a partir del inicio de la pandemia de 2020. Las políticas de quedarse en casa aumentaron significativamente el número de transacciones en línea.

Los gigantes del comercio electrónico no solo proveen de bienes y servicios, también tienen mayores retos logísticos en la entrega de productos. Pero también en el manejo de devoluciones.

Sirva esto como contexto para el nacimiento de Still Good, un emprendimiento de agenda sostenible que busca darle segunda vida a dispositivos electrónicos que fueron regresados a sus tiendas de origen.

Muchos de estos dispositivos y productos funcionan en perfectas condiciones, pero tienen alguna imperfección, la mayor de las veces estética, que inhibe su comercialización a precio de retail.

Still Good, Empowering Startup Unidos está orientado a financiar, a futuro, la operación de Waste Binn.

La idea de una incubadora de negocios en línea, produciendo nuevos emprendimientos con una visión global y sostenible, financiada por un emprendimiento dedicado a manejar y brindar segunda vida a devoluciones de productos comercializados de forma digital, es simplemente hermosa.

Rebrandeándonos a nosotros mismos

Hace unos días tuve oportunidad de conversar con Stephanie Bermúdez luego de una reunión de equipo para ver el estado y avance del desarrollo de la plataforma educativa y experiencial detrás de Waste Binn. Y comentó que luego de revisar los aspectos de imagen, infraestructura y currícula, no solo están transformando a la marca, también ellos, como equipo, están rebrandéandose a sí mismos.

El futuro no solo es verde y sostenible. En la intersección del emprendimiento de base tecnológico y de innovación, jugadores del ecosistema como Waste Binn son los que moverán la aguja del desarrollo de las comunidades y la fuerza laboral de la región.