Waste.Binn busca expandir el alcance del proyecto para trabajar con jóvenes y empresarios binacionales mientras abordan una serie de problemas ambientales en los desechos.

Esta expansión contempla temas como alimentos, agua y desechos electrónicos. También busca escalar el proyecto en temas ambientales que afectan la región de EE. UU. y México.

Startup Unidos inició el proceso de cambio de nombre del programa que alguna vez fue conocido como WASTE NOT y formalizó el patrocinio fiscal a medida que crezca el proyecto.

Fue partir del 20 de julio de 2021, que Startup Unidos obtuvo oficialmente el patrocinio fiscal de Local First AZ. El primer paso para escalar el trabajo es traer todos los recursos y la capacitación educativa en línea.

Local First AZ, con el apoyo de Morris A Hazan Family Foundation y el Confluenceceter de la Universidad de Arizona, liderarán este esfuerzo con Startup Unidos.

Actualmente, NOGECO está dirigido por los jóvenes de Waste Not, Vivian Probst y Sergio Astorga, quienes actualmente poseen el dominio de la marca registrada.

Los dos dueños de negocios están en proceso de presentar sus artículos de incorporación. El modelo que representa NOGECO seguirá siendo un modelo para el potencial de las empresas investigadas, diseñadas, dirigidas y propiedad de jóvenes que abordan problemas ambientales localizados y se centran en el conocimiento tradicional.

Por su parte, el Confluencenter for Creative Inquiry, es un instituto de investigación que busca colaborar con Startup Unidos para desarrollar capacidades e integrar un enfoque más fuerte de justicia social en el programa Waste.Binn.

Los programas del Confluencenter funcionan en sincronía para crear habilidades y oportunidades tangibles de creación de riqueza para las comunidades de color, lo que a su vez contribuye al fortalecimiento de la comunidad en la que viven desde una perspectiva económica y ambiental.

También sirve para redefinir el papel de la industria de productos agrícolas en la comunidad, lo que afecta directamente a muchos residentes. Estas soluciones generarán sustentabilidad, movilidad y capacidad de agencia entre los grupos vulnerables en ambos lados de la frontera en Nogales, Arizona y Sonora.

Desafíos coyunturales

Mantener la inversión y la asociación de proyectos más allá del período de tiempo financiado por la subvención siempre es un desafío.

Con el resultado del proyecto de un negocio dirigido y administrado por jóvenes, se hizo evidente que las asociaciones originales que lanzaron Waste.Binn ya no pueden tener un papel en la función programática a largo plazo del proyecto.

Este fue el caso de la Southwest Folklife Alliance (SFA). Durante el primer año, cuando el enfoque en la vida popular y el centro de las expresiones culturales, la salud y el bienestar en relación con las prácticas de sostenibilidad era más pronunciado, SFA tuvo un papel central en la capacitación, el apoyo a la facilitación, el desarrollo de capacidades y la participación comunitaria.

Enseñar a los denominados folcloristas, habilidades como la observación participante, habilidades para entrevistas, documentación, escuchar y aprender de las prácticas comunitarias arraigadas en su expresión cultural fue un punto de partida vital.

Para el segundo año, quedó claro de inmediato que era necesario un papel más fuerte en la justicia ambiental, la administración, las innovaciones en la sostenibilidad y la gestión del desperdicio de alimentos.

La adaptabilidad como organizaciones fue fundamental para el éxito del proyecto. El desafío radicó en las preguntas sobre la rendición de cuentas más allá del cumplimiento de los objetivos del proyecto.

Como alianza, La Southwest Folklife Alliance siempre ha manejado prácticas de liderazgo adaptativo, lo que significa que prestan mucha atención a cuándo debemos intervenir en el trabajo y cuándo liderar desde atrás.

Los resultados del proyecto Waste.Binn realmente superaron las expectativas. Los desafíos expresados anteriormente también son un reflejo del éxito compartido. El proyecto tiene una identidad propia, con capacidad de crecimiento y desarrollo continuo entre sus jóvenes empresarios.

Startup Unidos creció en el transcurso de la asociación de dos años y la Oficina de Sostenibilidad de la Universidad de Arizona desarrolló métodos de participación comunitaria adaptativa y tutorías estudiantiles en medio de una pandemia global.

Juntos enfrentaron cada desafío con transparencia y compromiso con el liderazgo adaptativo y el diseño de programas. Las metas y resultados anticipados fueron revisados en tiempo real para adaptarse a las condiciones cambiantes de nuestro mundo. La capacidad de confiar en nuestra asociación y la dedicación a los impactos a largo plazo del proyecto fueron anclas necesarias para pivotar durante la pandemia por Covid-19.

Cambios, resiliencia y adaptación

De julio a diciembre de 2020, con la pandemia en pleno apogeo, los aliados del proyecto Waste.Binn y los jóvenes participantes pudieron demostrar resiliencia y lograr lo que se habían propuesto de manera socialmente distanciada y virtual.

Como resultado de los seis meses culminantes del proyecto Waste.Binn, siete jóvenes del condado de Santa Cruz pudieron completar objetivos clave como el comprometerse con la educación superior de la Universidad de Arizona, el desarrollo de la fuerza laboral y el desarrollo económico a través de eventos y talleres con diferentes oradores invitados y tutoría cercana del programa Compost Cats.

Como resultado, los jóvenes profundizaron su conocimiento del espíritu emprendedor y la educación superior como herramientas valiosas para alcanzar los objetivos profesionales. Aprendieron conceptos de sostenibilidad relacionados con la gestión empresarial y de proyectos a través de la tutoría de Startup Unidos de forma personal y a través de intercambios con profesionales de la industria y expertos regionales en sostenibilidad y emprendimiento.

Este resultó en una nueva inversión local de 5 mil dólares en NOGECO para el crecimiento comercial futuro. Para el diseño de soluciones a los problemas sociales de la comunidad, utilizando metodologías innovadoras de emprendimiento mediante la creación, desarrollo y testeo de un producto sostenible en la industria de la belleza.

El prototipo fue desarrollado para abordar el desafío de la gestión de desperdicios de alimentos en Nogales, Arizona. A través de la participación de la comunidad en encuestas, grupos de prueba y talleres, los jóvenes mejoraron sus productos.

Es importante notar que el intercambio binacional entre jóvenes no fue el objetivo principal del proyecto, pero fue un resultado muy poderoso. El piloto comercial de NOGECO fortaleció las conexiones transfronterizas y la construcción de relaciones con Waste.Binn, Startup Unidos, Universidad Tecmilenio y Prepa Tec en Hermosillo, Sonora.